top of page

5 datos que no sabías: Acrobacia aérea

Hay algo en la sensación de volar o de estar en el aire utilizando tu propia fuerza y

supervisando lo que ocurre abajo que hace que la acrobacia aérea sea tan emocionante

para mucha gente. Considerada más bien como una nueva actividad recreativa en muchos

países, esta disciplina circense tradicional está tomando vuelo rápidamente, valga el juego

de palabras, y a la gente le encanta.

Pero hay algunas cosas sobre esta actividad divertida y de apariencia sencilla que muchos

desconocen. Enumeramos 5 cosas que quizá NO sepas sobre la acrobacia aérea:


1. Aérea es un término amplio para todo tipo de actividades diferentes


En circo, el término "Aérea " se refiere a aparatos que cuelgan del techo. Las disciplinas que

se enseñan a la mayoría de los principiantes son cuerda, cubo, aro o, trapecio, telas aéreas

o estática, que es más baja hasta el suelo. Muchas escuelas son diferentes. Hay algunas

que te dejan probar una disciplina determinada o te entrenan en una cada vez.


2. Sin disciplina no hay diversión


La acrobacia aérea no es para los que se rinden. Iniciarse en una nueva disciplina requiere

precisamente eso: disciplina. Pero si sientes que te falta un poco de fuerza durante las

primeras clases y quieres tirar la toalla, no lo hagas. Algunas escuelas de circo y danza

aérea ofrecen clases de "acondicionamiento" que entrenan la fuerza necesaria para una

clase de danza aérea.


3. La acrobacia aérea es para todos los cuerpos


Tienes el tipo de cuerpo perfecto para ser aerialista. En lugar de desear tener un cuerpo

diferente o estar más delgada, céntrate en todo lo que puedes hacer con el cuerpo que

tienes: qué parte de ti es fuerte, dónde eres flexible y cuáles son tus puntos débiles.

Apreciar la belleza única de tu cuerpo y saber qué es lo que te gusta de él te permitirá

entrenar tus puntos fuertes, trabajar tus puntos débiles y centrarte en cultivar tu propio

estilo.

No hay requisitos previos para iniciarse en el arte de la acrobacia aérea. No hace falta tener una forma determinada, hacer 30 flexiones el primer día o saber hacer los splits.

Sin embargo, el entrenamiento aéreo exige un esfuerzo y una práctica constantes. Así que

ponte manos a la obra y descubre de qué cosas increíbles eres capaz.


4. Los hombres también hacen acrobacias aéreas


Aunque en tu clase haya mayoría de mujeres, no te dejes engañar. Los hombres tienden a

aprender este arte con bastante facilidad y también se les da bien. Además, en el mundo

del circo y en la comunidad aérea, todas las identidades de género son bienvenidas.


5. La gimnasia aérea conlleva un riesgo


Como todo ejercicio, todo lo aéreo viene con riesgos. Es extremadamente importante

trabajar con un instructor aéreo que ponga la seguridad en primer lugar. Antes de inscribirte

en una clase, sigue estos consejos:


● Pregunta al instructor dónde se formó y cuánto tiempo lleva enseñando. Lo mejor es

ir con alguien que tenga experiencia en la enseñanza de artes aéreas. Ten en cuenta

que actuar e instruir son dos habilidades diferentes.


● Investiga un poco y pregunta a algunos alumnos. ¿Cuánto tiempo llevan acudiendo

al estudio? Buscar un instructor que haya creado una comunidad y practique

métodos de enseñanza seguros es una prueba de profesionalidad y cuidado.

También puedes pedir que te dejen observar una clase para ver el estilo de

enseñanza del instructor antes de firmar el contrato, lo que nos lleva al último

consejo.


● Si tu instructor no te pide que firmes una renuncia antes de la primera clase, es una

mala señal. Lo más probable es que esté desorganizado y no sea consciente de los

riesgos que conlleva. Pregúntale si está asegurado. Piénsalo: cuando vas en el

coche de alguien, ¿no te gustaría que el conductor estuviera asegurado en caso de

accidente? Si su instructor está asegurado por una fuente reconocida en el sector,

demuestra responsabilidad, profesionalidad y sentido común.

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page